EXPOSICION DIALOGADA

EXPOSICION DIALOGADA

Desde los tiempos más remotos el ser humano ha utilizado alguna forma de expresión para hacerse entender por otro ser humano.

El hombre es el único animal que tiene una forma única, sólo de él, la de comunicarse con sus semejantes. El lo hace a través de la palabra.

La palabra es una acción. Lo más simple y objetiva que el hombre tiene para comunicarse. Por esto él utiliza el lenguaje para casi todo en la vida.

Siendo la palabra el principal vehículo de comunicación de las acciones de instrucción, vamos a estudiar un modo mejor de aprovechamiento del lenguaje.

El método de Exposición dialogada constituye uno de los más simples y eficaces medios de acción instructiva que podemos utilizar para transmitir conocimientos, desarrollar habilidades y/o actitudes.

Planeación

Definir con claridad los objetivos.

Determinar los propósitos y los resultados de aprendizaje que esperamos alcanzar.

Los procedimientos serán diferentes de acuerdo con los propósitos.
Si los participantes precisan adquirir un cierto conocimiento técnico, el procedimiento no será el mismo si el propósito es desarrollar una actitud.

Verificar las características de los participantes

Identificar los conocimientos previos que ellos tienen con respecto a la temática.

Adecuar el lenguaje a utilizar y los tipos de preguntas que serán formuladas.

Organizar el esquema de su exposición dialogada .

Asegurar los recursos : Infraestructura- material didáctico-equipos audiovisuales –apoyos y otros

Etapas:

1- Preparación

2- Evaluación


En la etapa: PREPARACIÓN, usted debe.

a. Revisar el contenido a desarrollar aún cuando domine el tema, la revisión facilita su estructura de razonamiento.

b. Organizar el material didáctico con antelación para que no ocurran fallas y/o faltas en el momento de la reunión.


c. Organizar preguntas adecuadas a los participantes y al contenido a desarrollar.

d. Ensayar la presentación con lo cual puede hacer una simple lectura del plan de su reunión, prestando atención en los aspectos más importantes, como también, una simulación completa de la reunión.

Es importante tomar en cuenta algunos cuidados antes de comenzar la etapa de aplicación y evaluación: lenguaje, preguntas, uso de audiovisuales y tiempo.


Como el lenguaje oral es el principal instrumento de exposición dialogada, el instructor debe permanecer atento:

- Al tono de voz, que debe ser el de la conversación, pues genera una expresión informal y permite mejorar las relaciones con los participantes.

- A la altura de la voz, que precisa ser adecuada al tamaño y a la acústica de la sala y que debe variarse para destacar puntos clave y simular situaciones.

- Al vocabulario, para evitar desinterés y dificultades de comprensión.

- Al ritmo, el cual no debe ser ni muy acelerado, ni tampoco lento para que no provoque aburrimiento o distracción.


Analice el objetivo

Con miras a organizar el tipo de preguntas. Dependiendo del resultado esperado, el instructor podrá utilizar varios tipos de preguntas.
En cuanto a las preguntas es importante:


- Al dirigir la pregunta al grupo, dé tiempo para elaborar la respuesta. Diríjase después a un participante con su nombre.

- Haga preguntas a todos los participantes de manera alternada.

- Realice las preguntas con voz clara y normal.

- No repita las preguntas a los participantes desatentos. Pase a otra persona que responda y/o repita la pregunta.

- No sea inoportuno corrigiendo palabras mal pronunciadas. Explore el sentido de aquello que el participante quiere transmitir y busque la palabra correcta de otra forma o con otras preguntas a otros participantes.

- Jamás insista con un participante. Una serie de preguntas turba el razonamiento e inhibe al participante que en este momento se destaca.

- No permita respuestas en coro ni respuestas corregidas.

- Estimule y felicite a los participantes cuando estos colaboren con respuestas correctas.

- Jamás deje de hacer preguntas, ellas representan la clave del éxito de todo método de enseñanza.


A continuación se presentan algunas explicaciones sobre los tipos de preguntas que es posible utilizar en una exposición dialogada:


Preguntas directas

Son preguntas que tienen por finalidad animar al participante a expresarse para captar su atención, para averiguar si ha comprendido.



Preguntas hechas al grupo

Son preguntas cuyas respuestas pueden venir de cualquier participante. Es un tipo de pregunta que debe ser usado con reserva para verificar y/o también para descartar respuestas ya formuladas.

Preguntas hechas al grupo con indicación

La indicación se realiza en forma posterior, señalando la persona que debe responder para motivar al grupo y mantenerlo interesado.

Preguntas rebatidas

Cuando la pregunta viene de un participante de manera capciosa, el instructor responde con otra pregunta: ¿qué haría usted en este caso?

Preguntas redistribuidas

Como en el caso anterior dirigiendo la pregunta para otro participante. Este tipo concede al instructor el tiempo para reflexionar cuando es sorprendido.

Preguntas retóricas

Son preguntas-respuestas que no requieren contestación. Sirven para establecer un tema o un inicio e discusión.


En cuanto al uso de audiovisuales asegúrese que sabe manejarlos correctamente y con agilidad. Verifique que todos los elementos estén en orden, así no tendrá que interrumpir su exposición ni causará un desagradable suspenso.


A continuación se indican los consejos más importantes en la presentación y evaluación de una exposición dialogada:


Siga el proyecto de la reunión

No improvise durante el desarrollo de la reunión. En caso de detectar fallas anótelas para una nueva reunión.

Use su plan

No es vergonzoso usar una ficha contenido del plan. Los participantes deben saber que usted lo usa y porqué. Claro, sea discreto: no debe “leer” su ficha del plan.

Utilice los audiovisuales

Ellos son buenos para ayudar al instructor a aclarar ideas y actitudes, además para mantener el interés de los participantes.


Ventajas

• Motiva a los participantes,
• Ayuda a resolver la situación presentada.
• Lleva a la comprensión de la materia para orientar su aplicación al trabajo en una situación real.
• Transmite conocimientos, desarrolla habilidades y actitudes.
.

Concluya con una síntesis de evaluación

Después de haber aplicado todas estas fases, haga un resumen final de todo lo que fue tratado. Es una buena forma de fijar el aprendizaje en el participante y evaluar los conocimientos adquiridos por el grupo, aplicando el instrumento que haya diseñado para este propósito
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada